Nos bañamos?


Llega
el verano y con él las ganas de ir a la piscina. Como bien sabemos para
evitar infecciones y para que el agua se mantenga limpia eliminando
organismos patógenos o la proliferación de algas, se debe ‘’echar
cloro” a la piscina, expresión que debería cambiarse ya que lo que se
hace realmente es un “añadir hipoclorito (ClO)” a la piscina. Éste se obtiene a partir del cloro en un medio básico:


El hipoclorito sódico (NaClO) obtenido, no es más que la bien conocida
lejía. Así pues el hechar cloro no es más que hechar lejía. Una
desventaja de tal compuesto es que es muy reactivo frente a las
radiaciones (y como las piscinas no están expuestas al sol…^^):


Para evitar tales problemas, existen sustancias de repuesto como el
ácido triclorocianúrico, que va liberano hipoclorito poco a poco con
reacción con el agua hasta llegar a cianúrico (degradandose más tarde
en carbonato amónico y bicarbonato amónico). El único problema de éste
compuesto es que no es demasiado soluble.
Otro error muy común proviene de la expresión ‘’olor a cloro’’ puesto
que lo que hueles no es ni el cloro en sí ni el hipoclorito, sino
cloroaminas.

Uno de los problemas que tiene hechar cloro en el agua es que si en
ésta hay materia orgánica, contribuye a la proliferación de
cloroaminas, compuestos cancerígenos que dan el olor peculiar a la
piscina (como ya se ha dicho). Sinembargo puede solucionarse con una
adición extra de cloro.

Dan ganas de bañarse, eh? xD

Share

No hay comentarios

No comments yet.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a comment


Frikizone by Z-Web